LA HISTORIA DEL BOXER SHORT

LA HISTORIA DEL BOXER SHORT


PREHISTORIA

Desde la Edad Media hasta la primera década del siglo XX los hombres han vestido ropa interior ajustada de distintas larguras debajo de sus pantalones. En vez de estar abiertos por delante, tenían un abertura posterior abotonada. Desde la época victoriana hasta las primeras décadas del siglo nuevo, el ‘union suit’ fue muy popular en distintos países. Consistía en una especie de ropa interior todo en uno utilizado normalmente por trabajadores. Más tarde los hombres lo empezarían a vestir conjuntados con sus camisas. Esta prenda sería cortada a principios del siglo XX, por lo que se podía vestir por separado una parte de arriba y los pantalones largos, conocidos como ‘long johns’ (‘manolitos’ para algunos).


EL ORIGEN

Los boxer shorts comienzan su legado con los largos calconcillos de lan que vestían los boxeadores en el siglo XIX. Pero fue cuando los pesos medios Jim Corbett y Bob Fitzsimmons abandonaron los tradicionales pantalones apretados en favor de calzones más cortos con el cambio de siglo y un nuevo icono nació.

Shaun Cole, en su libro ‘La Historia de Ropa Interior Masculina’ argumenta que el término boxer shorts apareció cuando el boxeador Jack Dempsey ganó el título mundial en 1919 vistiendo unos pantalones anchos y largos.

Los boxers ganaron popuaridad cuando fueron utilizados por la infantería norteamericana para los meses de verano en la I Guerra Mundial. Eran pantalones cortos de algodón con botones para ajustarlos a la cintura. Los soldados encontraron en esta ropa interior suelta una prenda confortable, que permitía al aire circular en temperaturas altas. En 1925 Jacob Golomb, fundador de la marca de boxeo Everlast, empezó a sustituir la piel de los calzones que vestían los púgiles, optando por bandas elásticas en la cintura. El boxer short moderno había nacido.


EL BRIEF MASCULINO

Los boxer shorts fueron pronto eclipsados a finales de los años 30. Arthur Kneiber, un ejecutivo de Coopers, Inc., recibió una correspondencia de un amigo desde Francia y la foto de la postal era la de un hombre vistiendo una especie de pantalón bikini. Creó entonces el primer calzoncillo sin perneras y con apertura en forma de Y. Le llamaría ‘Jockey shorts’ por la similitud con el de un soporte deportivo.

LOS VETERANOS DE LA GUERRA

La armada americana vistió boxer shorts de color verde oliva en la II Guerra Mundial. El color fue escogido a modo de camuflaje, especialmente importante cuando los calzoncillos eran puestos a secar cerca de la línea de fuego. El impulso decisivo para popularizar la prenda vino al final de la contienda, cuando los soldados que volvían a sus casa lo incorporaron su armario.

En los años 50 el diseño de camisas aterrizó en las colecciones de boxers. Se empezó con formas geométricas como rayas verticales o simples cuadros. Mientras que los boxers básicos eran aún el estándar, la creatividad de los estampados era ilimitada.


BOXERS CONTRA SLIPS

Los ratios ente boxers y slips fueron variando en las años siguientes, según las preferencias de zonas y nuevas generaciones. Por otra parte, estudios médicos han sugerido que llevar ropa interior ajustada con temperatura corporal alta no es óptimo para la producción de esperma. Los seguidores de los boxers consideran que es natural sentirse libre y permitir que el aire circule.

Los 70 fueron una década dominada por el slip debido al uso de pantalones ajustados, pero la batalla se inclinó por el lado de los boxers cuando en 1985 el modelo y músico Nick Kamen se sentaba en gayumbos dentro una lavandería de aires 50 para protagonizar un anuncio de Levi´s. En la misma década, una marca llamada Joe Boxer empezó a introducir estampados divertidos en Estados Unidos. Saltaría a la palestra cuando lanzó boxers impresos con la imagen de billetes de 100 dólares y las autoridades consideraron que vulneraban la legalidad y confiscaron 1.000 unidades.

Marcas de diseñadores como Calvin Klein o Paul Smith introdujeron su línea de ropa interior y cambiaron la percepción de la prenda a un producto de moda. Finalmente, en los primero 90 se introdujo un nuevo modelo, el boxer brief, que ha ganado en cuota de mercado en los últimos años.